20131115

Once años en la forja


Como Ruy Díaz, que en la desgracia conservó la lealtad y aun en el exilio batalló por su rey; que si ausente guardó la honra de los suyos, ya vuelto al hogar fue devotísimo padre, marido, vasallo y señor hasta el sepulcro: así obliga el honor al hombre que elige formar una familia. 

Sabiduría Pentathlónica